Un tratamiento israelí contra el COVID grave redujo la mortalidad un 70% en el ensayo de Fase II